Ir al contenido principal
Tad Stuart

Tad Stuart no siempre tuvo en claro su futuro. Había dudas en cuanto a si Tad podría volver a volar después de que un choque catastrófico en helicóptero en Iraq dañara por completo su canal espinal y le rompiera su espalda en cinco partes. Debido a esto, soportó un largo camino de penosas cirugías, dolorosa rehabilitación e innumerables medicamentos.

Los médicos habilitaron a Tad desde el punto de vista médico y físico para volver a volar, pero eso no fue suficiente para que vuelva a sentarse en el asiento del piloto. Describió sus sentimientos parafraseando a Yogi Berra: "El ochenta por ciento de volar es mitad mental".

Él le atribuye a Wounded Warrior Project® (WWP) la ayuda que necesitaba para enfrentarse a desafíos que se interponían en su recuperación y, en un momento de extraordinaria independencia, Tad Stuart decidió retomar la carrera que le había dado un sentido de plenitud a su vida. Viviría su vida a su manera.

"Con Wounded Warrior Project, vuelves a pertenecer a algo", dice Tad. "Ese apoyo beneficia tu juego mental. Es la misma hermandad que compartes durante el servicio militar. Te mantienen conectado a la comunidad de veteranos. Es por eso que les digo a otros veteranos: 'No se rindan, crean en ustedes mismos, sepan lo que quieren y traten de lograrlo'".

Tad se probó a sí mismo, y a los demás, que podía volar otra vez. Ahora trabaja como piloto de helicóptero para Air Evac Lifeteam, un servicio de ambulancia aérea que ofrece traslados de cuidados críticos a quienes viven en áreas con niveles bajos de asistencia médica.

"Cuando respondes a una emergencia, te encuentras con gente que está atravesando el peor momento de sus vidas, y el tiempo es crucial, una cuestión de vida o muerte", dice Tad. "Tener éxito en cada uno de los rescates es mi misión en la vida, porque recuerdo lo que fue necesitar ayuda, sentir dolor y estar desamparado". Socorristas valientes me salvaron la vida; ahora quiero ayudar a salvar otras vidas".

Tad dice que a menudo ve el espíritu de los veteranos en los hombres y mujeres civiles que ayuda a rescatar. Es por eso que le resulta tan gratificante. Siente la motivación de ese espíritu y su progreso se basa en el vínculo con sus compañeros veteranos heridos.

"Estaba con un pie afuera cuando regresé [a Estados Unidos] y me desperté en Walter Reed Army Medical Center", dice Tad. "Recibir mi mochila de WWP fue la primera chispa que me hizo creer que podía sentirme completo nuevamente. Pero WWP es tanto más que una simple mochila. Ofrecen programas y servicios para reinsertar a los veteranos en el mundo, conocerse entre sí y conectarse con otros que entienden sus necesidades. WWP también brinda capacitación laboral, educación universitaria y clases de asesoramiento para [ayudar a los veteranos a] volver a [vivir] sus vidas. Estos son programas para ayudar a los veteranos a lidiar con el trastorno por estrés postraumático (TEPT) y a otras personas a convertirse en cuidadores. Es un excelente recurso que ayuda a los soldados heridos [y a sus familias] a rehacer sus vidas".

El mensaje de Tad para otros veteranos que se enfrentan a lesiones físicas y emocionales es simple: no
estás solo.

"Estuve ahí, hice eso. Sí, tu situación es única, pero muchos otros han transitado su propio camino y están dispuestos a ayudar. Estamos aquí para apoyarnos unos a otros y, a través de Wounded Warrior Project, nos podemos conectar, incluso si vivimos a miles de millas de distancia. Reúnete con tus hermanos [y hermanas] y vuelve a compartir ese vínculo".

Volver a Conoce a un veterano

INVOLÚCRATE CON WWP

Suscríbete a nuestro boletín informativo por email y obtén la información más reciente sobre eventos, recaudación de fondos y formas de hacer un impacto.