Ir al contenido principal
Chris Gordon

En ocasiones, las películas pueden generar un profundo impacto en nuestras vidas. Eso fue lo que le ocurrió al ex Primer Sargento del Ejército Chris Gordon. Fue la película Courage under Fire (Valor bajo fuego) la que, al menos en parte, le motivó a ingresar en el Ejército. Ni siquiera imaginaba que él mismo viviría situaciones reales dignas de un libreto y del título de esa película.

"Realmente no sabía cómo sería ingresar en el Ejército", dice Chris. "Recuerdo haber mirado películas como Full Metal Jacket y Platoon, pero cuando ingresé, comprendí que las cosas no eran como en una película, realmente estaba viviendo la experiencia. Desde el punto de vista mental, lo soporté bien, pero en cuanto a lo físico, me resultó muy difícil".

Cuando fue necesario actuar con valentía, Chris descubrió que la tenía.

"Cuando recién ingresé al Ejército, era operador de equipo blindado", explica. Cambié de especialidad cuando llegó el momento de volver a enlistarme. Una de las opciones era el puesto de Sargento encargado de insumos y yo quería capacitarme en algo que me resultara útil al salir del Ejército". Irónicamente, fue en un vehículo blindado donde Chris se enfrentó a su mayor adversidad.

El 13 de marzo de 2005, viajaba en un vehículo blindado Stryker mientras hacían tareas de patrullaje en la ciudad iraquí de Tal-Afar. "Nos dijeron que formaríamos parte de una búsqueda. En ese momento, ya llevábamos seis meses en Irak y habíamos hecho muchas búsquedas de ese tipo. Luego, esa misma mañana, encontramos algo de contrabando, lo confiscamos y después, nos agrupamos alrededor de una mezquita.

"Cada Stryker llegó al lugar y se alineó en posición a la espera de recibir la orden para regresar en convoy a la base. Mientras mi Stryker se alineaba, de pronto explotó. No sabía qué ocurría".

La explosión provocada por el artefacto explosivo improvisado (IED) literalmente expulsó a Chris y a su auxiliar del Stryker por la escotilla trasera. "Gracias a Dios que las escotillas estaban abiertas", dice Chris. "Si hubieran estado cerradas, hoy no estaría aquí. La explosión literalmente nos expulsó del vehículo a través de la escotilla".

Chris recuerda haber sido trasladado a un hospital de campaña cercano, pero lo siguiente que recuerda es despertarse en el Walter Reed Army Medical Center (WRAMC). Perdió su pierna derecha y le colocaron una barra de titanio en su pierna izquierda que quedará allí de por vida. "La rehabilitación ha sido intensa", dice. "Al principio, estás en una silla de ruedas y, con el tiempo, comienzas a recuperar la fuerza. Debes aprender a levantarte, a usar una prótesis y, en definitiva, debes aprender a caminar otra vez".

Chris está haciendo mucho más que caminar. Está desempeñando orgullosamente su rol de esposo, de padre y también de estudiante, ya que se está capacitando para obtener su título universitario en tecnología de la información. Este neoyorquino se ha mudado a una tranquila ciudad del área central de Florida. "Una vez que terminé mi recuperación en Walter Reed", explica, "decidí mudarme a Florida, donde mi madre ya se había mudado. Ahora, mi hermana y mi hijo también viven aquí. Hace poco conocía a una joven y nos casamos, así que ella también vive aquí conmigo".

Chris dice que Wounded Warrior Project® (WWP) también le ha brindado un apoyo que le ha hecho sentir en familia. Su primer contacto con WWP se produjo en el WRAMC, done la gente de la asociación le entregó una mochila con artículos personales para que estuviera más cómodo. Actualmente, Chris sigue formando parte de WWP y participa de viajes de caza y pesca, asiste a eventos deportivos y hace ciclismo en Soldier Ride®.

"Estas salidas son experiencias maravillosas y me ofrecen muchas emociones positivas que me permiten seguir avanzando por un buen camino, tanto a nivel físico como a nivel anímico", dice Chris.

La valentía se demuestra de muchas maneras, no solo en combate cuando el enemigo ataca. Chris enfrenta su futuro con valentía, determinación y devoción hacia su familia.

Chris nunca conoció a su padre, pero sin duda tuvo un gran modelo a seguir en su vida. "Realmente admiro a mi tío, Earl Wilson", dice Chris. "El ha sido lo más parecido a un padre que he conocido y es un hombre muy sabio. Y no tengo dudas de que mis mayores logros son tener mi propio hogar y ser un buen padre para mi hijo". A pesar de todo lo que Chris ha logrado superar y de todos los logros que ha alcanzado, estas son las cosas más importantes para él.

Volver a Conoce a un veterano

INVOLÚCRATE CON WWP

Suscríbete a nuestro boletín informativo por email y obtén la información más reciente sobre eventos, recaudación de fondos y formas de hacer un impacto.