Ir al contenido principal
Eric DeLion

Nada es imposible. Eric DeLion se dio cuenta de esto estando a 14,505 pies de altura, en la cima del Monte Whitney, el más alto de los picos dentro del territorio continental de los Estados Unidos. Se sentía descompuesto por la altitud y exhausto por el ascenso, pero la perseverancia había rendido sus frutos. Este logro no solo era una confirmación de su fortaleza física, sino una motivación para seguir superando los obstáculos que le presentan su lesión cerebral traumática (LCT) y el trastorno por estrés postraumático (TEPT).

"Ambos problemas son mental y físicamente desafiantes, en grado sumo", dice Eric. "El cuerpo puede soportar más de lo que uno cree y en cuanto a la mente, hay que ser fuerte, porque sin importar cuál sea el problema, la realidad es que no desaparecerá".

Las primeras actividades que permitieron a Eric desarrollar su resistencia física fueron el fútbol y el baloncesto, en la escuela secundaria. Pero durante su último año, se fracturó la mano, sus sueños de hacer deporte en la universidad se derrumbaron y se encontró con otro tipo de reclutador interesado en él: uno proveniente de la Infantería de Marina de Estados Unidos. A Eric le gustó la propuesta del reclutador y se enlistó. Para el 11 de septiembre de 2001, ya estaba haciendo el entrenamiento básico.

"Reunieron a todos los muchachos de Nueva York y los apartaron", recuerda Eric. "A todos los demás nos dijeron que nos preparáramos. Nos íbamos a la guerra".

Eric fue asignado al 2do Batallón de la 1ra División de Infantería de Marina para la invasión inicial a Irak en 2003. Su unidad se trasladó bien al norte, hasta Nasiriyah, pasando por períodos de varias semanas durante los que vivieron en vertederos y se encontraron con mínimos reductos de resistencia. "Detonamos muchos dispositivos explosivos a distancia", dice Eric.

Su segunda misión, en 2004, no fue igual. Ahora era parte de una compañía de fusileros, así que Eric perdió la cuenta de la cantidad de enfrentamientos armados, ataques con lanzabombas, ataques con proyectiles y bombas plantadas al costado de la carretera que explotaron bajo los vehículos en los que transitaba. Pero lo peor de todo fue un artefacto explosivo improvisado (IED) que le provocó graves quemaduras a uno de sus compañeros. A un mes de haber regresado a casa, Eric fue transferido a una unidad que nunca había luchado en combate.

"Yo no lograba conectarme con ellos y ellos no podían conectarse conmigo", recuerda Eric. "Lo único que necesitaba era volver a estar con mis compañeros".

Eric comenzó a beber en exceso y en ocasiones, llegaron a denunciarlo por estar alcoholizado en servicio activo. Su matrimonio comenzó a desmoronarse. No pasó mucho tiempo antes de que le diagnosticaran TEPT. Dos años después, fue dado de baja de la Infantería de Marina y pasó un año en Sasebo, Japón, antes de regresar al país, a San Diego, California.

En 2011, Eric se encontró con un compañero suyo de Infantería de Marina y en ese encuentro, surgieron dolorosos recuerdos y emociones. Llevó a Eric a retomar terapia, durante la cual su médico hizo dos cosas que cambiaron la vida de Eric. La primera fue explicarle que las jaquecas que atormentaban a Eric desde la época de Irak eran causadas por una LCT, que probablemente se produjo por las repetidas conmociones cerebrales sufridas durante las explosiones de artefactos IED. La segunda fue poner a Eric en contacto con Wounded Warrior Project®(WWP) y con un coordinador de salud y bienestar físico.

"El primer evento al que asistí fue un Tough Mudder", dice Eric. "Desde ese día he asistido a casi todos los eventos de salud y bienestar físico organizados por WWP"; uno de ellos es su ascenso al Monte Whitney.

Eric comenzó a encontrar su fuerza en WWP y en la certeza de que no está solo. "Quiero decirles a todas aquellas personas que están pasando por una experiencia similar a la mía, que hay una luz al final del camino. Siempre hay personas dispuestas a interesarse por uno. Lo único que hay que hacer es encontrarlas".

Volver a Conoce a un veterano

INVOLÚCRATE CON WWP

Suscríbete a nuestro boletín informativo por email y obtén la información más reciente sobre eventos, recaudación de fondos y formas de hacer un impacto.