Ir al contenido principal

"No estaría aquí ahora si no fuera por Wounded Warrior Project".

¡COMPARTE esta historia en Facebook!

Lee más historias de veteranos

Sam Hargrove

Sam Hargrove se unió a la Fuerza Aérea de EE. UU. en 1996 con la promesa de una vida mejor y un futuro seguro. Nunca pensó que su trabajo como administradora, con computadoras, la pondría en peligro, pero en Irak, todo era arriesgado.

Una mañana en 2003, mientras llamaba a casa desde una tienda de campaña en su base en Tallil, explotó una bomba. La onda expansiva de la explosión atravesó la tienda, destruyó el sistema de comunicación de la base y dejó a Sam con una lesión cerebral traumática. Milagrosamente, pudo alejarse
y ayudar a un aviador junior a ponerse a salvo en el camino.

Cuando regresó a casa, no pudo escapar del recuerdo de la explosión y la hipervigilancia a la que se había acostumbrado mientras estaba prestando servicio en una zona de guerra. En 2010, Sam finalmente se dio cuenta de que necesitaba ayuda. "Mi ahijado me dijo que me tenía miedo", dice Sam. "Tuve muchos problemas de ira".
Sam recibió asesoramiento pero la terapia regular solo ayudaba un poco. Una noche, se emborrachó y tenía la intención de salirse de la carretera y estrellar su auto contra un árbol para acabar con su dolor. Afortunadamente, ella nunca lo hizo. Al día siguiente, le dijo a su trabajador social que si no obtenía ayuda de inmediato
, intentaría suicidarse nuevamente.

Él la metió en un programa de hospitalización de 90 días, lo que la ayudó mientras estuvo allí, pero volvió a caer en patrones negativos cuando regresó a casa. Luego se enteró de Wounded Warrior Project® (WWP). Comenzó a asistir a un grupo local de apoyo entre veteranos de WWP que le permitió entablar relaciones con otros veteranos de su comunidad. También participó en el Proyecto Odyssey de Parejas que ayudó a mejorar su relación con su prometida. Pero su mayor avance se produjo cuando pasó por el programa ambulatorio intensivo Warrior Care Network®.

"Finalmente me permití ser abierto y contarlo todo y no solo evitar lo que estaba pasando", dice Sam. "Es por eso que pude lidiar con eso, porque pude simplemente exponerlo todo".

La atención de seguimiento de Warrior Care Network hizo que el programa fuera mucho más impactante que sus tratamientos anteriores y la ayudó a seguir progresando. Desde entonces, se involucró en otros programas de WWP para mejorar su tratamiento, como WWP Talk, que la ha mantenido
por le camino correcto. "Tener un oído atento en la otra línea cuando estás pasando por cosas es muy importante", dice Sam.

Ahora, Sam comparte sus experiencias para que otros veteranos tengan esperanza. Ella quiere que se den cuenta de que no están solos y que muchos otros han superado problemas similares.

"Es importante para nosotros compartir nuestras historias", dice Sam. "Ayudar a otro veterano a entender 'no soy solo yo' o 'no soy el único'".

INVOLÚCRATE CON WWP

Suscríbete a nuestro boletín informativo por email y obtén la información más reciente sobre eventos, recaudación de fondos y formas de hacer un impacto.