Ir al contenido principal
IMPACTO DE WWP EN ACCIÓN: su apoyo puede marcar una diferencia que cambie la vida de los veteranos y sus familias. CONOCER MÁS
Contáctanos English 

Bill Hansen

Bill Hansen prestó sus servicios por 10 años en el Cuerpo de Marines de EE. UU. y 12 años en la Guardia Nacional del Ejército. Fue enviado a Irak en dos oportunidades, durante la operación Tormenta del Desierto y la operación Iraqi Freedom (Guerra de Irak). Y su segundo viaje al Medio Oriente, de 2008 a 10, lo mantuvo separado de sus chicas gran parte de esos dos años.

"Fue horrible", relata Bill. "Tuve que trabajar arduamente por años para intentar recuperar la relación con mis hijas. Pero valió la pena".

Pero su afán por volver a ser el padre orgulloso y positivo que era antes de haber partido no se despertó apenas regresó a casa. Al principio, estaba deprimido. Se abstrajo de todo y todos. Lo único que quería era estar sentado en el sillón. Eventualmente, estaba tan fuera de estado que ni siquiera podía reconocerse a sí mismo.

"Me preguntaba: '¿Realmente ese soy yo?'", cuenta Bill. "'Mis hijas son mi vida. '¿Qué es lo que tengo que hacer para volver a ser un papá?'"

Luego, en 2013, Wounded Warrior Project® (WWP) invitó a Bill a Soldier Ride®. En el evento, conoció a algunos de los miembros del personal de WWP, quienes lo alentaron a competir en un evento de carrera de obstáculos. Bill, a quien no le gustaba echarse atrás ante un desafío, aceptó la invitación.
La mayoría de los participantes terminó esa carrera de obstáculos en dos horas. A Bill le tomó seis. Pero terminó. Y lo más importante fue que encontró un nuevo propósito: ayudar a otros veteranos a mejorar su estado físico.

"Volví a verme como un soldado nuevamente, de vuelta como un infante de Marina", cuenta Bill. "Ya no me veía gordo. Ese es mi objetivo cuando trabajo con veteranos: quiero que se miren al espejo y vuelvan a ver a un guerrero".

A medida que Bill se involucró más y más en el entrenamiento físico, descubrió que eso también mejoró su estado mental. A partir de ese momento, la relación con sus hijas comenzó a mejorar y él empezó a retomar el control de su vida. Con la ayuda del equipo de Warriors to Work® de WWP, Bill incluso encontró un trabajo de jornada completa que le permitiría continuar su pasión por ayudar a otros veteranos: como entrenador personal para una cadena de entrenamiento a nivel nacional que se especializa en veteranos.

"Cuando entrenamos juntos, los problemas que los veteranos están teniendo en sus vidas surgen en el medio de una conversación mientras hacemos sentadillas", cuenta Bill. "Los haces sudar, los haces entrenar y de repente se sienten libres y seguros como para hablar...y logran expresarse y decir lo que sienten".

Volver a Conoce a un veterano

INVOLÚCRATE CON WWP

Suscríbete a nuestro boletín informativo por email y obtén la información más reciente sobre eventos, recaudación de fondos y formas de hacer un impacto.