Ir al contenido principal
Jeffrey Adams

A Jeffrey Adams le faltaban solo cuatro horas de créditos académicos para obtener su título de ingeniero mecánico en Louisiana State University (LSU). Pero en lugar de subir al escenario durante su graduación, vestido con toga y birrete, decidió caminar junto a las carreteras de Bagdad, Irak, usando un casco y un chaleco antibalas, en busca de artefactos explosivos improvisados (IED).

Así fue como encontró uno. O, mejor dicho, el artefacto lo encontró a él.

"Vimos algo que parecía una rueda y nos pusimos alerta como si estuviéramos ante un IED", dice el ex ingeniero de combate de la Guarda Nacional del Ejército de Luisiana. "Estábamos a más de 300 metros de distancia y a través de mis binoculares, buscaba cables, antenas o cualquier otra cosa que me indicara que, efectivamente, se trataba de un IED. Como no vimos nada, empecé a dar la vuelta y pestañeé. De repente, estaba sentado en el suelo y me faltaba una pierna".

El bando enemigo había colocado ese objeto a la distancia como un señuelo y había hecho explotar una mina terrestre a 10 pies de donde estaba Jeffrey.

"Lo primero que pensé fue que la situación se parecía a lo que se ve en películas como Saving Private Ryan", dice Jeffrey. "Lo segundo que pensé fue: 'Mejor vuelvo al vehículo antes de que me disparen como a Forrest Gump'. Lo siguiente que pensé fue: 'Oye, ¿por qué estás pensando en películas? ¡Te falta una pierna!"'

Después de unas 30 cirugías, Jeffrey finalmente subió al escenario en LSU para recibir su diploma. Incluso dio el discurso de graduación durante la ceremonia de entrega de diplomas de ingeniería.

Jeffrey atribuye su relación con Wounded Warrior Project® (WWP) a los primeros días que pasó en el Walter Reed Army Medical Center.

"Recuerdo que la gente de WWP vino a verme", dice. "Llegaron, me dieron la mochila de WWP y me dijeron: 'Como no tienes nada aquí, te dejamos este paquete de asistencia. Si necesitas algo, háznoslo saber'. Así fue como conocí a WWP. Es una asociación que se ha fortalecido con los años. Cuando alguien te brinda su ayuda, quedas en deuda con esa persona. Eso siento yo hacia WWP. Si necesitan cualquier cosa, estaré a su disposición para ayudarlos".

Jeffrey también ha brindado su ayuda a sus compañeros veteranos defendiendo activamente el derecho de los veteranos a un empoderamiento económico. Él sabe que los veteranos heridos se vuelven más fuertes, no más débiles, por sus experiencias.

"No nos miren como a discapacitados", dice. "Piensen en lo que hemos vivido y vean nuestra ventaja de haber sido mentalmente fortalecidos por la experiencia. Algunas de las cosas que muchos de nosotros debemos hacer para salir de nuestro hogar cada mañana son más difíciles que lo que la mayoría de las personas debe hacer en todo un día".

Jeffrey ha puesto en práctica esta fortaleza de vida trabajando como ingeniero en The Boeing Company y, actualmente, para el Ejército de EE. UU. en Redstone Arsenal, en Huntsville, Alabama.

En cuanto a su vida cotidiana, Jeffrey dice: "Mi familia somos yo, mi esposa Katie, nuestra beba, un perro y un gato. Tenemos una vida linda y relajada. Es bastante normal".

Ahora que Jeffrey ha logrado volver a un estado de normalidad, su consejo para los demás veteranos es sencillo: "Si pueden cambiar algo, háganlo. Si no pueden cambiarlo, acéptenlo y sigan adelante. Es más fácil decirlo que hacerlo. Pero las cosas son lo que uno hace que sean. Simplemente hay que seguir avanzando".

Volver a Conoce a un veterano

INVOLÚCRATE CON WWP

Suscríbete a nuestro boletín informativo por email y obtén la información más reciente sobre eventos, recaudación de fondos y formas de hacer un impacto.