Ir al contenido principal
Charlie Mike

El servicio comunitario es un denominador común entre los veteranos. Para muchos de ellos, la posibilidad de seguir prestando servicio después de dejar el ejército les ayuda con la transición a la vida civil. Cuando los huracanes Harvey, Irma y Maria golpearon partes de Estados Unidos en 2017, no era inesperado que los veteranos heridos estuvieran entre las primeras personas en ayudar.

"En el entrenamiento básico, la primera frase que nos lanzan es 'ustedes son líderes'", afirma el veterano herido Frankie Perez. "¡Aún necesitamos ser líderes para ayudar a la próxima generación a aprender por qué es importante retribuir!"

Junto con un pequeño equipo de veteranos y miembros del personal de WWP, Frankie ayudó a más de 1,000 familias yendo puerta por puerta en Puerto Rico para ofrecer agua, alimentos y ayuda financiera tras el paso del huracán Maria.

"Si tenemos la oportunidad de hacer el bien, ¿por qué no ayudar?", sostiene Frankie. "Tan solo dos o tres horas pueden tener un gran impacto en la vida de otras personas y también en la tuya".

Veteranos fuera de Puerto Rico también se ofrecieron para ayudar. En Palm Coast, FL, el veterano herido Carlos De León se conectó con WWP y la organización local sin fines de lucro City Streets 2 Student Athletes para recopilar alimentos, agua, ropa y productos de higiene personal para las personas de Puerto Rico. Carlos, quien pasó parte de su infancia viviendo en Puerto Rico, también compró boletos de avión para sus familiares desplazados para traerlos a Florida.

Unas semanas antes, el huracán Harvey azotó Texas como el ciclón tropical más húmedo en la historia de Estados Unidos, lo cual provocó importantes inundaciones. El veterano herido Paul Delacerda vio los daños en primero persona, trabajando con el departamento del sheriff y la Guardia Nacional para rescatar a personas atrapadas por las elevadas aguas.

"Todos dejaron sus diferencias de lado", cuenta Paul. "A nadie le importaba tu trasfondo porque al agua tampoco le importaba. No importaba si vivías en una caja e cartón o en una mansión de un millón de dólares; estaba llegando".

Paul también participó en un esfuerzo de ayuda humanitaria durante la tormenta que eventualmente se convertiría en una organización sin fines de lucro completamente desarrollada: Regular Guys Crisis Response. El grupo, conformado por varios veteranos, que comenzó en el garaje de uno de los amigos de Paul, se las ingenió para juntar y entregar 325,000 toneladas de productos a personas necesitadas de Texas, Florida y Puerto Rico. Fueron reconocidos por el gobernador por sus esfuerzos.

"Simplemente sentí que debía hacerlo", afirma Paul. "Fui hecho para eso después de estar en el ejército. No lo piensas; simplemente lo haces".

Muchos veteranos se unieron al ejército para ser parte de algo más importante que ellos mismos, para servir a otros o para darles un sentido a sus vidas. A través del servicio comunitario, estos veteranos a menudo se dan cuenta de que aún pueden satisfacer sus deseos internos aunque ya no usen un uniforme militar.

"Hay montones de veteranos allí afuera conmigo", afirma Paul. "Todos sintieron que tenían un propósito para hacer las cosas nuevamente.

INVOLÚCRATE CON WWP

Suscríbete a nuestro boletín informativo por email y obtén la información más reciente sobre eventos, recaudación de fondos y formas de hacer un impacto.